Aprender es tu responsabilidad

conciencia

nombre femenino

1.
Conocimiento que el ser humano tiene de su propia existencia, de sus estados y de sus actos.
“un golpe le hizo perder la conciencia”
2.
Conocimiento responsable y personal de una cosa determinada, como un deber o una situación.
“conciencia cívica; conciencia social; todavía nos falta un poco de conciencia y sensibilidad ecológica; un acto es criminal cuando ofende los estados fuertes y definidos de la conciencia colectiva”

Cuando comencé la serie de Hombre Integral, en febrero de este año, te dije que no lo haría desde un punto condescendiente. No pretendo tratarte a ti, lector, lectora, como si fueras una persona que no entiende. Si estás leyendo esto es porque tienes interés en ciertos temas. No buscaré conceptos fáciles, de gusto pronto, accesibles, virales. Quiero, al contrario, aportar algo a tu vida. Si lo puedo hacer, por pequeño que sea entonces estoy cumpliendo mi objetivo.


Este post lo integré en la categoría de Herramientas > Aprendizaje y aunque parezca que trata de un concepto psicológico o de salud mental lo que quiero es proponerte el uso de una herramienta poderosa.

El aprendizaje es responsabilidad tuya, de cada persona.

No es responsabilidad de tu familia, ni de la escuela, ni del gobierno. Espero que no seas de los que piensa que no sabes algo porque no te lo enseñaron en tu casa-escuela-maldito gobierno. No me refiero a los conocimientos de repetición que nos enseñan en el modelo educativo frustrado con el que nos criaron. No me refiero a saber cuáles son los elementos de la tabla periódica. No. Me refiero a los conocimientos de habilidades para sobrevivir, y en el mejor de los casos, vivir bien.

La primera definición de conciencia es muy clara y contundente, el conocimiento que tenemos de nuestros actos. Ese conocimiento debe derivar en un aprendizaje. El aprendizaje no es un proceso automático. Se deriva de notar y reflexionar nuestros actos y sus consecuencias. El aprendizaje es el resultado de la conciencia.

Parece obvio, pero te invito a no caer en esa tentación. El aprendizaje a partir de nuestra propia conciencia no es algo automático, hay que ejecutarlo.

Como lo he dicho anteriormente, en el post sobre cosas que deberías hacer antes de las 8 am, estamos en un Modo de Supervivencia, no vivimos, sobrevivimos. Casi como un fenómeno vegetal. Casi como las plantas que se sirven del aire y el alimento de la tierra. No estamos viviendo.

La conciencia, el conocimiento de nuestros actos y el consecuente aprendizaje son elementos que debemos estimular para salir del Modo de Supervivencia. 

Prácticamente todas las acciones y decisiones de nuestro día a día tienen una consecuencia. Te invito a que pongas atención en eso. A que te hagas “consciente”. Es el primer paso. Hay una tendencia de tiempos recientes llamada “mindfulness”, se ha puesto de moda. Probablemente has escuchado de ella. El principio de esa tendencia de conocimiento personal está, justamente, en la atención a los actos y consecuencias, es decir, vivir de manera consciente.

Lucha por hacerte consciente de tus actos, desde la manera en que respiras, el tono de voz que utilizas, las palabras que usas con más frecuencia, la postura de tu cuerpo y cualquier pequeño detalle. Eso te llevará a un aprendizaje. Aprenderás que lo que haces te puede motivar, hacer bien o lastimar. Incluso, puede tener ese mismo efecto en los demás.

Aprender de nuestras acciones cotidianas no requiere de un manual de buenas costumbres y maneras. La conciencia propia y su aprendizaje consecuente son uno de los primeros pasos para la construcción del Hombre Integral.


Si te interesa profundizar en este tema o estás interesado en sesiones de consultoría personalizada ofrezco servicios de coaching personal, uno a uno, con absoluto profesionalismo y respeto. Talleres y cursos grupales y empresariales también disponibles.

 
Forma parte de la comunidad de Hombre Integral.

Opción 1 (la inmediata): Forma parte de nuestro grupo privado en Facebook (como todo en este proyecto no está limitado solamente a hombres) abierto a cualquier persona que quiera compartir ideas y reflexionar sobre la identidad del hombre contemporáneo.

Opción 2 (la más ágil): Recibe gratis en WhatsApp mis notas personales para el Hombre Integral. Para registrarte, sigue bien estos dos pasos:

1- Agrégame a tus contactos como Victor Pineda en el +52 1 5519162783 (si vives en México, utiliza sólo el 5519162783)
2- Envíame un mensaje de WhatsApp con tu nombre completo

Listo. Es todo. Recibirás un mensaje de confirmación y las notas para ser #HombreIntegral a partir de ese momento

Opción 3 (la más sofisticada y exclusiva): Forma parte de Hombre Integral y regístrate gratis AQUÍ para recibir cada semana en tu correo de manera exclusiva ideas, reflexiones, recomendaciones de lecturas, música y enterarte de todas las actividades de esta comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *