La familia como el sol…

…entre más lejos mejor.

¿Por qué sentimos que la familia no apoya, no comprende, no entiende?

¿Te has preguntado por qué no puedes tener una buena relación con tu familia?

La familia comparte muchos factores en común. Entre ellos algunos o muchos rasgos de personalidad. Pero también tiene muchos puntos de diferencia que tiene que ver con los intereses personales de cada uno.

En la niñez seguimos a nuestros padres. Es naturaleza pura, somos como cualquier mamífero y seguimos el ejemplo de quien nos provee alimentación y seguridad. Hasta un punto en el que comenzamos a descubrir el mundo por nosotros mismos y comenzamos a formar nuestra identidad, esto sucede regularmente después de los 7 años. Comienza un aprendizaje a toda velocidad y nos daremos cuenta que hay más vida después de nuestra familiar.

En la pubertad y en la adolescencia tendemos a ser personas diferentes. Es un cambio natural, biológico y químico. No hay nada raro en ello, es un proceso NATURAL. En esta etapa de nuestra vida buscamos ser diferentes. Debemos ser diferentes.

les-anderson-164941

Esta diferencia nos aleja de las personas que nos recuerdan nuestra infancia, es decir, de lo que queremos ser diferentes. Sentimos un rechazo por lo convencional, por aquello que recuerda a nuestra niñez y la “seguridad” de la infancia. Queremos aventurarnos a explorar. En todos los sentidos.

Nuestra vida social comienza a ser relevante, por ahí de los 11 o 12 años tendemos a sentir afinidad por personas similares a nosotros. Formamos círculos de confianza, círculos de personas con las que nos sentimos muy cómodos. Surgen los “mejores amigos para toda la vida” y sólo queremos pasar tiempo con ellos. Todo el tiempo. Nos vamos de pinta o queremos ir a sus casas. Nuestra familia no sabe como reaccionar, pero no se trata de la familia, se trata de los cambios que cada uno tenemos.

Tendemos a buscar sobresalir en primera instancia. Por eso es que en esa etapa se dan los casos de “bulling” más marcados. Lo mismo pasa en el ambiente familiar, para sobresalir somos capaces de romper reglas de convivencia fundamentales. Incluso pasar sobre nuestros propios hermanos, primos y hasta padres.

Otros se sienten atraídos por un líder, por un modelo a seguir. Si en el proceso de “selección natural” anterior no tuvimos la posición dominante, entonces tendemos a buscar a una figura referente. Rara vez esa figura se encuentra dentro de nuestra familia. Se encuentra en pequeños grupos sociales, de amigos, de la escuela, de la pandilla o algo más. Esto nos aleja más de la familia.

i-m-priscilla-107402

Es natural que nos alejemos de nuestra familia aunque hay un vínculo invisible y en muchos casos inexplicable que nos mantendrá unidos a ella. Esto se debe, a grades rasgos, al proceso que te acabo de relatar. La familia no cumple la función de desarrollo social y de personalidad que si cumplen otros grupos, o incluso nuestra propia pareja.

La familia busca solucionar las necesidades primarias. Alimentación, vivienda, salud. Eso lo sabemos. Es tan vigente como hace mil o tres mil años. Por eso vemos a varios hombres que se mantienen en el seno familiar a pesar de la edad, porque la familia soluciona esas necesidades.

Las necesidades superiores se satisfacen regularmente fuera de nuestra familia. Me refiero a la realización personal, social o profesional. Son pocos los casos en que este logro se encuentra dentro de la familia. Muchas veces el proceso de diferenciación que vivimos en la adolescencia nos lleva a “rumbos” lejanos de la familia. Es el típico caso del hijo que decide ser artista cuando toda la familia fue comerciante. O el arquitecto en la familia de abogados. En consecuencia sentimos que no formamos parte de esa familia.

Por otra parte está el entorno cultural en que vivimos. Consumo, exceso de información, modelos sociales impuestos. Estamos tan alejados de nuestra naturaleza y esencia que no valoramos el apoyo para cubrir las necesidades básicas. Es decir el apoyo de la familia. Creemos que el hecho de que nos proporcione casa y comida no es suficiente.

joel-herzog-138880

La madurez traerá consigo está reflexión y de pronto nos daremos cuenta de que no hay mejor comida que la del hogar. No hay mejor sillón para dormir o mejores recuerdos. En un momento de nuestra vida volveremos a voltear a nuestra familia y darle el lugar que merece.

No quiere decir que la familia debe cubrir todas las necesidades, claro que no, es un apoyo, un punto de partida, pero sin duda, el resto depende de cada uno de nosotros. El desarrollo personal, humano, de capacidades profesionales y de relaciones personales depende de cada uno. Por eso hay que poner cada cosa en su lugar.

Tengamos a nuestra familia en su lugar. Hay que valorarla, respetarla y agradecer todo lo que una familia nos da. Pero no debemos exigir más.


Si te interesa profundizar en este tema o estás interesado en sesiones de consultoría personalizada ofrezco servicios de coaching personal, uno a uno, con absoluto profesionalismo y respeto. Talleres y cursos grupales y empresariales también disponibles.


 
Forma parte de la comunidad de Hombre Integral.

Opción 1 (la inmediata): Forma parte de nuestro grupo privado en Facebook (como todo en este proyecto no está limitado solamente a hombres) abierto a cualquier persona que quiera compartir ideas y reflexionar sobre la identidad del hombre contemporáneo.

Opción 2 (la más ágil): Recibe gratis en WhatsApp mis notas personales para el Hombre Integral. Para registrarte, sigue bien estos dos pasos:

1- Agrégame a tus contactos como Victor Pineda en el +52 1 5519162783 (si vives en México, utiliza sólo el 5519162783)
2- Envíame un mensaje de WhatsApp con tu nombre completo

Listo. Es todo. Recibirás un mensaje de confirmación y las notas para ser #HombreIntegral a partir de ese momento

Opción 3 (la más sofisticada y exclusiva): Forma parte de Hombre Integral y regístrate gratis AQUÍ para recibir cada semana en tu correo de manera exclusiva ideas, reflexiones, recomendaciones de lecturas, música y enterarte de todas las actividades de esta comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *